El Recuadro. Cofrades a la calle

"No puedes borrar la historia..." Luther Strange

Último día del que probablemente podamos considerar, el mes más cofrade de todo 2021, y es que como se veía venir, y así lo anunciamos en el recuadro de agosto, el decreto nos ha devuelto las devociones a la calle desde el 14 de septiembre que salió publicado. 

Lo cierto es, que tenemos que destacar por un lado la valentía de la Soledad de Arcos -quien verdaderamente ha provocado el resurgir del movimiento cofrade- y el exceso de prudencia por no llamarlo cobardía, de una capital autonómica que ha esperado que un pueblo saque un paso a la calle para pasar de 0 a 100, no solo en la actividad cofrade, sino en la cultural. 

Puntualizar en esta parte de nuestro recuadro, que la incidencia Covid en Arcos de la Frontera tras la procesión de la Soledad ha bajado a 0 casos en 7 días, señal de que, los cofrades, somos personas coherentes, que en una bulla se pone la mascarilla para evitar contagios y no se le cae en mitad del “partido”. 

Y con el decreto levantado, vienen las prisas y en Utrera, parece haberse iniciado una carrera por ver qué
paso sale antes. La Sacramental del Redentor Cautivo, que cuenta con todos los permisos -aún a la espera de la decisión de sus hermanos-, anuncia la salida Santísimo Sacramento bajo la recién restaurada custodia y cuya bendición se daría ese mismo día 24 de octubre y por otro lado, el Rector del Santuario anuncia en Utrera Digital, la intención de poner en marcha el proceso necesario para contar con los permisos y así sacar a la Virgen de Consolación de manera de que sea la primera en procesionar por Utrera. 

Muchos hermanos de Consolación, miramos ejemplos, de cómo se lleva la misma situación en Carmona y nos preguntamos, ¿Porqué aquí no se hace igual? O mejor dicho ¿Porqué no se hacen las cosas bien? 
Y es que todo movimiento extraordinario de la imagen titular de una hermandad, debería al menos ser consultado e informado a los hermanos que religiosamente pagan su cuota y no estar al libre albedrío de lo que diga el cura. 

Quizás si en Consolación se hicieran las cosas de esta manera, dándole su sitio a los hermanos, crecería el número sin necesidad de grabar videos pidiéndolo. 

Por otro lado, la Hermandad de la Quinta Angustia que recientemente ha cumplido su 50 aniversario -motivo de alegría para los cofrades utreranos- ha elevado su solicitud para la extraordinaria de la Virgen de los Ángeles. Ojalá esa carrera que hablábamos antes, no interfiera en tan fastuosa celebración. 

No puede terminar este recuadro, sin mencionar el artículo que Eduardo González de la Peña firma en el número de septiembre de la revista Vía Marciala “Y el baldaquino para cuando” en el que deja entrever una opinión compartida por muchos. Por cierto, que eso del baldaquino, va por el templete de Marmolejo y la recuperada peana de Fernando de la Cuadra de la Virgen de Consolación, que para quienes no conozcan la historia de la Virgen, solo la tuvo unos 15 años como mucho. 

La estética del camarín y en concreto de la Virgen de Consolación, se puede ver en los numerosos exvotos que cuelgan de las paredes del Santuario y las muchas representaciones pictóricas de la del barquito en la mano de muchos siglos atrás. La afirmación de que la Virgen de Consolación, siempre ha estado bajo un templete se hace notable en grabados y lienzos del siglo XVII y en las crónicas del convento. 

Hablamos del templete cuando leemos sobre el robo por parte de “los gabachos” durante la invasión francesa del baldaquino de plata. Hablamos también del templete cuando en 1891 D. Enrique de la Cuadra encarga un baldaquino a la casa Gallego, Candela y Compañía, de Valencia. Este templete de madera dorada, estuvo hasta 1950 que por su deterioro los salesianos se vieron obligados a retirar, y solo pudieron encargar una peana, pues en momentos de postguerra, no había dinero para levantar un templete como el que tenia la Virgen. 

Es en 1964 cuando el pueblo por suscripción popular, regala a la Virgen el templete de Marmolejo para que se coronase en la plaza y posteriormente volviera a su altar bajo un templete como -toda la vida. Bonita casualidad que quitemos un regalo del pueblo, cuando intentamos hacerle otro. 

Ahora y en un aparente intento de borrar algunos renglones de la historia, condenamos al olvido el templete que regaló el pueblo, sabiendo que con esta eliminación fulminante - con la excusa de recuperar la “estética histórica” de la Virgen (recuerdo que sobre la peana solo estuvo unos 15 años) - pretenden recuperar la historia borrando la propia historia. 

Le quitamos a la Virgen un regalo del pueblo, cuando intentamos hacerle otro.



No hay comentarios

Instagram

Con la tecnología de Blogger.