Las momias de Santiago de Utrera

De niño, pasando por alrededor de nuestras parroquias de Santa María y Santiago, quien más y quien menos nos hemos fijado en unas pequeñas “ventanitas” que casi “a ras” de suelo tenían las fachadas de ambas parroquias y del olor húmedo que salía de ellas. Recuerdo que casi no podía ni asomarme pues una sensación de misterio me recorría el cuerpo.

En la cripta, se conserva un antiguo atado a la columna, proveniente del monumento del Stmo.


Claro, años más tarde, conociendo algo más de la historia ya podía seguir el hilo de lo que realmente había dentro de aquellos habitáculos que se veían desde fuera. Por otro lado, uno iba escuchando a los mayores hablar sobre las momias de Santiago, de hecho, tienen hasta una novela (Navarro Benavides, Francisco. 2013 “Las momias de Santiago”) en la que se habla de ellas. El escuchar hablar sobre momias y hechos truculentos para cualquier chiquillo siempre es algo sorprendente y más si esta en tu pueblo. No se conoce muy bien cuando exactamente, pero de lo que es seguro es que, en la parroquia de Santiago están, como si estuvieran esperándote, las famosas momias. 

Siguiendo el hilo del anterior artículo “El hombre de la Guadaña”, nos ubicamos dentro de Santiago el Mayor, a las puertas de la Capilla de las Ánimas. Es el lugar por donde antaño, las grandes familias cristianas de la parroquia enterraban a sus seres queridos en “suelo bendito”. Al igual que en Santa María de la Mesa, todo entra dentro de la antigua tradición cristiana, de enterrar a sus fieles en las parroquias e iglesias. 
Esto, como podemos deducir iba a ser un problema en la medida de que los años fueran pasando y la zona acotada para los enterramientos se fuese llenando. Debido a ello, las poblaciones comenzaron a edificar nuevos cementerios alejados del núcleo poblacional como es el caso también de nuestra ciudad. Se cuenta que, debido a unas obras de mantenimiento de la parroquia de Santiago, se descubren de una de las paredes 3 cuerpos momificados. Pueden ustedes entender la gran sorpresa que se llevan los presentes al descubrir semejante hallazgo desagradable cuanto menos. Y aquí comienza el misterio: ¿Por qué hay 3 cuerpos en una pared aparentemente lisa?, ¿Por qué aparecen sin identificación y momificadas?, y por último, ¿De quién son estos tres cuerpos?

Una de las capillas de la cripta de Santiago
Ante ustedes se abre el gran debate y las dudas que durante años se hacen los utreranos que conocen esta historia. Históricamente se puede responder más o menos a las preguntas y, al menos, establecer una hipótesis que puede aclararnos algo dicho misterio.

... debido a unas obras de mantenimiento de la parroquia de Santiago, se descubren de una de las paredes 3 cuerpos momificados.

En primer lugar, podemos decir que, en la antigüedad, durante la Edad Media y Moderna existía la prohibición por parte de la Iglesia Católica de no enterrar a ninguna persona en suelo sacro que haya muerto por suicidio. Esto entra dentro de la tradición y la moral cristiana. De hecho, esta idea la creemos aún más debido al aspecto que presentan los cuerpos. Uno de ellos, presenta la anatomía propia de un fallecido por ahorcamiento. Los pies sueltos y en dirección hacia abajo, el cuello muestra ligeras marcas de ahogamiento, como si una soga le estuviese apretando el cuello y la cara muestra claros signos de dolor. Los otros dos cuerpos no presentan signos tan claros, pero si muestran el dolor en sus rostros. 

Podemos pensar que, si efectivamente son suicidas, la iglesia no permitiría que fuesen enterrados allí. Pero si estas personas fuesen de familias reconocidas en la villa que acostumbraban a ser enterrados en la iglesia como tradición, ¿Dónde serían enterrados?. 
Todo hace pensar que fueron enterrados allí sin identificación debido a la fatalidad de sus muertes, que no debían de conocerse. El hecho de que estén momificados responde al elemento del clima al que están sometidos.
La zona de las catacumbas presenta un ambiente frío y húmedo, perfecto para que, en este caso, los cuerpos se momifiquen de forma natural. Todas estas hipótesis logran una simple respuesta de la que estamos seguro de que posiblemente fuese más compleja de la que mostramos, pero que al menos consigue responder al misterio que ronda sobre las momias de Santiago. Un misterio que cada noviembre parece revivir con la festividad de los Fieles Difuntos.

Postdata: Para ver las tres momias, es necesario apuntarse al plan de visitas guiadas de Santiago Nocturno que cada verano realizan.

Fotografías: Paco Caro

No hay comentarios

Instagram

Con la tecnología de Blogger.