El santuario refuerza la estructura del acceso al camarín de la Virgen de Consolación

En 2018, aparecieron en las escaleras de acceso al camarín unas grietas que visibilizaban los movimientos de unos muros de carga que hicieron que saltaran las alarmas en torno a este enclave del santuario.

Las obras, se han centrado principalmente en el exterior del santuario y el acceso al camarín. / TRAX

La restauración del retablo mayor del Santuario, ha acaparado el centro de las atenciones, en primer lugar, por la grandiosidad de la obra y su resultado y por ser más visible a los ojos del utrerano que se acerca al templo para contemplar a la Virgen de Consolación. A pesar de esto, no ha sido la única intervención acometida en la iglesia de la patrona, puesto que casi de manera simultánea, el santuario a recuperado el esplendor del camarín y sus accesos que a mediados de 2018 veía como los movimientos de sus muros hacían peligrar la entrada a este emblemático lugar que cobija a la del barquito en la mano.

De este modo y con un presupuesto de 150.000 euros, promovido por el Arzobispado de Sevilla, hizo posible que esta parte del edificio deje de ceder gracias a una intervención realizada proyectada por el estudio de arquitectura TRAX y que ha consistido en la inyección de resinas con el fin de recuperar la superficie de terreno sobre la que se apoyan los muros de carga existentes, de la misma manera, las obras han sido aprovechadas para desontar unas cubiertas de uralita, reforzar las bóvedas con un zuncho de acero y creación de una nueva cubierta o la prevención de posibles daños futuros con el talado de arbustos nacidos junto a los muros afdectados y el acerado perimetral de hormigon armado por el exterior del Santuario para protegerlos de futuras filtraciones de agua o aparición de vegetación entre todas las intervenciones que pueden ser fácilmente consultadas en la página web este estudio.






No hay comentarios

Instagram

Con la tecnología de Blogger.